“Nací homosexual: así nací”, el nuevo blog que ha revolucionado la red en los EEUU.

Born gay, born this way“, la creación de Paul V., es la nueva sensación de la blogosfera en los EEUU, y que ahora se está expandiendo de forma frenética por otros Estados tanto americanos como del Viejo Continente. Es un blog sencillo en el que miles de personas homosexuales (tanto hombres como mujeress) envían fotos suyas de cuando eran pequeños (la gracia es enviar fotos donde l@s niñ@s aparecen adoptando posturas o realizando actos que serían propios del otro sexo), y explican sus historias de una forma resumida. Y es que ser gay no es una moda, no es un estado pasajero que se cura con el tiempo.

Millones de personas en nuestra sociedad saben desde pequeñit@s que les gusta la gente de su mismo sexo. Y much@s de ell@s han tenido que vivir años y años escondiéndolo como si ello fuera un crimen (en realidad, en algunos Estados sigue siendo un crimen). Recuerdo las palabras de un compañero que me decía “Cuando yo era muy pequeño me gustaba un chico de la clase, y a todos los peluches que tenía les llamaba por el mismo nombre que aquel chico”, y yo mismo me asombro pensando lo mal que lo han tenido que pasar algun@s, haciéndose pasar por personas que no son, autoculpándose por ser “diferentes” al resto (por ser la excepción de la regla natural), moldeando su vida al son de su entorno y de los demás, y no al de su propia melodía, de sus propios gustos.

En fin, “Born gay, born this way”, o lo que en castellano sería “Nacido gay: nacido así”, capta un mensaje claro: “yo soy así. ¿Por qué debo cambiar?”, e intenta demostrar que la Madre Naturaleza no solo fabrica heterosexualidad (o dicho de otro modo, que la heterosexualidad es tan natural como la homosexualidad o la bisexualidad) colgando en el espacio cibernético testimonios auténticos, imágenes reveladoras, historias reales de gente como tú, como yo, que en muchas ocasiones han visto vulnerado su derecho a “ser” por el mero hecho de no adaptarse a los cánones de esta sociedad heterosexista y machista.

J.L.Pérez

“Jo no sóc feminista!”

 

“Jo no sóc feminista!”. Això és el que l’altre dia, a una xerrada a Esplugues de Llobregat, em responia una dona ja gran, quan el Bernat Escudero i jo mateix explicàvem que la nostra associació considerava les aportacions del moviment feminista.

I no és el primer cop que ens passa. Per què el mot “feminisme” té unes connotacions negatives, té mala premsa? Quan he fet classes a la Universitat, gairebé sempre que demanava a les noies si es consideraven feministes, la major part –llevat d’algunes militants – responien negativament. Però si els demanava si acceptarien sotmetre’s a la voluntat del seu marit o parella, sempre responien negativament. Llavors?

“Feminisme” ha passat a visualitzar-se com a feminisme “radical”, a feminisme “anti-homes”. No direm pas que aquest feminisme no existeixi; algunes proves en tenim. Però no és més que una part molt reduïda del moviment de dones. Aquesta paraula, en canvi, “moviment de les dones” sí que és més acceptada. Perquè aleshores es dóna aquesta separació entre “moviment de dones” i “pensament feminista”?

No faig esment aquí de la posició dels grups d’homes ultres que a les feministes institucionals els posen el malnom de “feminazis”. Està clar que aquest insult sorgeix de la rancúnia i de l’enyorança de temps feliçment passats de domini masculí ineluctable. Tampoc no parlo d’aquells o aquelles que equiparen “feminisme” amb “masclisme”, equiparació fruit de la ignorància, atès que són termes antitètics.

Al llarg de molts mesos he tingut l’ocasió de xerrar a bastants grups de dones arreu de Catalunya. Són grups de dones que s’ajuden entre elles, que xerren, fan activitats de tota mena. Són dones amb empenta, dones molt actives, de totes les edats. Algunes, como la dona d’Esplugues, són d’una certa edat i han fet personalment un treball de transformació molt gran: s’han incorporat al mercat laboral, cultiven les seves aficions, es donen autoritat les unes a les altres per parlar de coses personals, interpel·len amb esperit crític qualsevol que els ve a fer combregar amb segons quines rodes de molí.

Perquè bastants d’aquestes dones se senten lluny del feminisme institucional, del feminisme oficial? És que els discursos feministes, que van sorgir molt a flor de pell, des del cos, des de la vida quotidiana, de la rebel·lia front als petits actes de domini dels homes sobre les dones, ara han perdut vigència? És que aquesta rebel·lia ha perdut força i entra dintre d’allò que és titllat de “políticament correcte” i per tant, sense vigència?

Em preocupa això. No em preocupa pel moviment de dones. Ja voldria jo que els homes haguéssim encetat un moviment com el seu! Però sí que el pensament feminista deixi de crear nous referents teòrics (de fet ja comencem a parlar de “post-feminisme”). I, per allò que em toca de més a prop, passarà el mateix amb el moviment d’homes i la major part dels homes que avui dia no se senten implicats per la igualtat? Perquè això seria un desastre: el nostre moviment està a les beceroles, i molts homes se senten allunyats del pensament per la igualtat. Podrem aconseguir algun dia que els dos corrents s’entrellacin o ens passarà com l’està passant al feminisme i les dones?

 Juanjo Compairé

___________________________________________

Imatge: Tres mujeres, de Miranda Roy Evans.

ANÁLISIS DE LA LEY 5/2008, DE 24 DE ABRIL, DEL DERECHO DE LAS MUJERES A ERRADICAR LA VIOLENCIA MACHISTA

En primer lugar, esta ley aprobada por el Pleno del Parlamento de Catalunya el 22 de abril de 2008 tiene como objetivo, tal y como se anuncia en el mismo preámbulo, establecer los mecanismos necesarios para contribuir a la erradicación de la violencia machista que sufren las mujeres y el reconocimiento y el avance en las garantías respecto del derecho básico de las mujeres a vivir sin ninguna manifestación de la violencia.
Una vez leída la ley y tenemos claro cuál es su hilo conductor o principal, se nos presentan distintos problemas y nos asaltan varias dudas que, punto por punto, voy a ir exponiendo de la forma más clara y concisa posible.
A saber:
1) Ya con una primera lectura de los objetivos básicos de esta ley, nos damos cuenta que está destinada, exclusivamente, a las mujeres que sufren violencia por parte de los hombres. Esta ley catalana pretende proteger el derecho de las mujeres a erradicar la violencia machista.
En primer lugar, es importante remarcar la necesidad de modificar el título de la Ley, por ende, todo su articulado para que también refleje otro tipo de víctimas que también se incluyen en la lista de violencia machista. Es decir, es de capital importancia el juntar o aglutinar al máximo de colectivos que pueden ser víctimas de esta lacra social y hacer más útil y práctica la presente legislación. Por tanto, no es un derecho de las mujeres sino un derecho de las personas, ya sean hombres, mujeres u otro tipo de personas.
Debemos tener claro que la violencia machista es uno de los efectos de la implantación por la fuerza de un modelo tradicional de masculinidad. Se agrede para seguir manteniendo un sistema donde el hombre es el protagonista indiscutible y todo lo demás se encuentra en un estado inferior.
La violencia machista no únicamente encuentra en las mujeres su víctima, sino que también lo encuentran aquellas personas que no siguen el mismo criterio o forma de vida o, simplemente, tienen gustos distintos. Éstos y cada una de las personas que no convergen con sus ideales deben ser, a su entender, rebajados, humillados, marginados y, en extremos, eliminados.
Pero, a mi entender, el machismo es un problema social que es inmensamente defendido por una parte de hombres, pero también hay mujeres que lo defienden y lo enseñan en sus casas. Éstas también están, por tanto, utilizando la violencia machista para implantar en las mentes de las personas que les rodea que aquello que creen es erróneo y que solo existe un único sistema que vale la pena.
Por tanto, y para acabar este primer punto, sería necesaria la modificación del título de la Ley por: “Ley sobre el derecho de las personas a erradicar la violencia de género” (entiendo que la palabra género tiene un ámbito de inclusión mayor que el de “machista” y más adecuado para poder incluir a todas las personas que pueden sufrir este tipo de violencia).
2) En segundo lugar, y con una visión más jurídica, es necesario recordar de la gran importancia que tiene en sentido jurídico el hecho de llamar a la ley de una manera u otra, ya que si el título es el que he propuesto, esto daría lugar a una mayor protección de todas las personas en su conjunto, es decir, que cualquier persona, ya sea hombre o mujer, podría acogerse sin problema alguno a esta ley en caso de sufrir violencia de género. Es decir, si mantenemos el nombre inicial (y el actual, vaya), solo defendemos jurídicamente, a aquellas personas que sean mujeres maltratadas por hombres, pero no más personas. Así, se deja de garantizar la protección a todos los hombres que sufren violencia doméstica o todas aquellas mujeres que la sufren pero a manos de otras mujeres. De esta manera, todo el articulado debería acoger esta concepción y, por tanto, modificar la manera en la que se expresa constantemente a lo largo de la Ley.
3) En tercer lugar, y ya entrando en el cuerpo del preámbulo, éste cita la definición de violencia machista de la siguiente manera:
“ Conductas de dominio, control y abuso de poder de los HOMBRES sobre las MUJERES”
Claramente, además de repetir con la misma visión que hemos tratado en el punto 2, también se incluye una idea muy simple pero que pasa bastante desapercibido a ojos del lector, y es que considera a todo hombre como un maltratador nato, es decir, que ya se inculpa a todo hombre de un delito por el simple hecho de ser hombre. Cuando se habla de un tema de violencia y más concretamente, violencia de género, se debe ir con mucho cuidado y con la definición clara, concisa y, por supuesto, ajustada al máximo sin pasarse a generalizaciones, ya que estamos hablando, ni más ni menos, de considerar a los hombres como los únicos sujetos culpables de toda la lacra que hoy en día corre por la sociedad. Es básico dejar claro que ni todos los hombres son delincuentes maltratadores ni todas las mujeres son débiles y víctimas. La victimización de la mujer de forma sistemática, a mi entender, hace un flaco favor a éstas, ya que las mantiene socialmente, en una posición y visión de debilidad perenne que no es real. Se debería, por tanto, evitar a toda costa las generalidades, ya que todas las personas son inocentes hasta que se demuestre lo contrario (máxima jurídica), por tanto, no es viable ni legal inculpar a todo un colectivo de algo que solo una parte realiza.
4) En cuarto lugar, y entrando ya en el articulado en cuestión, podemos observar ya en la disposición número 3 y 4 un pequeño diccionario sobre conceptos que serán utilizados en toda la normativa. Podemos, además, visualizar otra pequeña carencia en el art. 4 ya que nos habla de los tipos de violencia (física, psicológica, sexual y abusos sexuales, económica) pero no se habla de la violencia institucional, lacra de la cual, impera sin casi control en nuestra sociedad actual. Es habitual ver por televisión las grandes reuniones de los mandatarios de los distintos Estados del mundo. El 90% de estas personas son hombres (vestidos casi de la misma forma) y solo una minoría son mujeres (muy visibles ya que siempre visten colores vistosos). El error no es que no haya una equidad entre hombres y mujeres, sino, simplemente, que es muy posible que en su país nunca hubiera sido votada una mujer o hubiera sido candidata. Es decir, hoy en día es más fácil triunfar en el mundo laboral y político siendo un hombre que no una mujer (y ya no hablamos de si se forma parte de otro colectivo más discriminado).
5) En quinto lugar, es necesario hablar también sobre la violencia simbólica, ya que es aquella que nos acompaña (desgraciadamente) durante toda nuestra infancia y en donde la jerarquía machista impera por encima de todas las cosas. Cuentos, leyendas, relatos, etc. Todo ello está marcado por una fuerte presencia en la que el hombre es siempre el caballero que salva a la débil mujer. Aunque no lo parezca, el efecto que ello conlleva (algo que parece tan inocente) es devastador, ya que, nuestros hijos e hijas absorben el ideal machista en sus mentes y entienden que solo hay dos roles bien diferenciados: el de los niños y el de las niñas. Por tanto, es importante modificar lo más temprano posible, estas historias y esta infancia truncada por la imposición de una visión de la vida muy poco práctica, injusta y discriminatoria.
6) En sexto lugar, en la letra d) del mismo artículo 4 (sobre formas de violencia machista), nos encontramos con el concepto de “violencia económica”, pero, a mi entender, carece de alguno de los pilares fundamentales que también es importante tener en cuenta. La descripción que dicta la normativa define como violencia económica, aquella que consiste en la privación intencionada y no justificada de recursos para el bienestar físico o psicológico de una mujer y, si procede, de sus hijas o hijos, y la limitación en la disposición de los recursos propios o compartidos en el ámbito familiar o de pareja. Pero, ¿y aquella visión machista de la economía que domina nuestro sistema? El hecho que el trabajo realizado por una mujer es valorado (tanto moral como económicamente hablando) de forma muy inferior es, a mi entender, una violencia bien conocida por todos. Es una agresión en toda regla a la dignidad de las personas en base al principio de igualdad. Por tanto, sería interesante incluir esta acepción en esta definición para poderlo completar debidamente. Ni hablemos de inmensa dificultad para los transexuales a obtener un puesto de trabajo!
7) En séptimo lugar, sólo hacer una pequeña referencia al artículo 12, ya que se comenta la necesidad de realizar y fomentar la coeducación entre hombres y mujeres sobre la acción educadora. Lo que sí es importante puntualizar y, si es posible, modificar, es la palabra “indistintamente” que se incluye en la frase “la coeducación, a efectos de la presente ley, es la acción educadora que valora indistintamente la experiencia, las aptitudes y la aportación social y cultural de las mujeres y hombres…”. Es necesario, pues, no hacer una distinción entre hombres y mujeres al usar la palabra “indistintamente” y substituirla por “igual”. Por tanto, quedaría de tal manera que se interpretaría que no hay una distinción entre experiencias y aptitudes, sino que todas son iguales en valor y no importaría quien las presentara.
8) En octavo lugar, debemos incluir en este análisis, los artículos 7 y 19 de la Ley, atendiendo a que en estos preceptos se hace hincapié (en especial el 7) en la necesidad de realizar acciones para mejorar la situación de las mujeres, del fomento de una alternativa y de los compromisos que adoptan los poderes públicos de Catalunya, pero ningún apartado presenta como iniciativa, las distintas acciones que se pueden organizar con hombres, tales como la prevención o la sensibilización. Incluso en el apartado 5 del artículo 7, cuando se expone la iniciativa de dar una alternativa a aquellos mitos claramente vinculados a la masculinidad tradicional, no se nombra en ningún momento al “hombre” como posible receptor de este fomento alternativo.
9) En noveno y último lugar, es muy peculiar la redacción del artículo 70 de la Ley, ya que podemos ver como, por una parte, entre el primer punto y el segundo hay una gran contradicción y, por otra parte, en el segundo punto, se hace referencia a un colectivo pero de una manera un tanto errónea.
En primer lugar, el art. 70.1 reza: “Todas las medidas y el reconocimiento de derechos que esta ley señala deben respetar la diversidad transexual”. Y, en el segundo punto se inicia de esta manera: “las transexuales que sufren violencia machista…”. Es decir, se entiende en elanterior apartado que se respetan y, por tanto, se tiene en cuenta a todas las personas transexuales pero en su segundo punto sólo hace referencia a un tipo de transexuales. Clara contradicción.
Además, como es visible, al mencionar de esta manera tan concreta a “las transexuales” se interpreta que la intención del legislador era remarcar que sólo aquellas personas transexuales con aspecto femenino pueden acogerse a esta ley, pero aquellas personas transexuales que tengan cuerpo de hombre, no pueden.

En resumen:
Ésta Ley tiene, en sí mismo, un fin positivo y de gran valor social, con el objetivo principal de solucionar y reducir la presencia de un problema que, esperemos, vaya a menos. Si es cierto que es necesaria una normativa especializada en maltratos a mujeres, pero no solamente a ellas, sino que se debe hacer extensa a todas y cada una de las personas que tengan la desgracia de encontrarse con esa situación. Es decir, la violencia machista, como ya he comentado anteriormente, no es un problema de hombres que deben solucionar las mujeres y que solo sufren mujeres, sino que es un problema de toda la sociedad, que afecta a todos los y las ciudadanas de este país y no se debe, por el bien de las personas y el avance de la sociedad, excluir a nadie de la defensa de sus derechos más fundamentales. Por tanto, es necesario modificar la visión actual tan restrictiva por una que pueda incluir a un mayor número de víctimas. Debemos tener claro que la violencia de género puede ser (y es) una violencia bidireccional (es racismo el odio de una persona blanca a una negra por ser negra como también es racismo el odio de una persona negra a una blanca por el simple hecho de ser blanca) y, por tanto, debemos extender la aplicación de esta ley a un mayor número de supuestos de los mencionados actualmente.

Adnan Sabir Martinez
Homes Igualitaris

40 años rompiendo filas

El pasado lunes 11 de abril de 2011 se celebró en la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona un acto conmemorativo de los 40 años de objeción de conciencia política. Asistieron al acto y nos contaron sus experiencias personas que pudieron vivir en sus carnes qué sucede cuando un ideal se opone a una ley, o incluso a un régimen dictatorial (como sucediera con los primeros objetores de principios de los años 70, como Pepe Beunza).

El acto no contó con un auditorio repleto (lo que por supuesto se merecía) en parte por desgracia y en parte por la bendita norma que rige en la Facultad de Derecho de arrancar los carteles de publicidad. Pero al mismo tiempo ello provocó que el ambiente deviniera más íntimo, haciendo que los ponentes hablaran de sus experiencias desnudando su discurso de cualquier tono asermonado y aleccionador (aunque ya de por sí sus actos lo hayan sido), y permitiendo un diálogo de preguntas, respuestas y reflexiones fluido y agradable.

Desde condenas a prisión (entre 1958 y 1976 pasaron por prisión 285 objetores) y destinaciones a batallones de castigo en el Sáhara con las que sometieron a los primeros objetores, hasta juicios desfasados y “pasados de moda” de los años noventa a los que, de alguna forma, Toni Álvarez puso una especie de punto y final con aquel “pues me voy” que soltó ante el Tribunal justo antes de abandonar los Juzgados por su propia voluntad y ante la mirada atónita de todos los presentes.

La cuestión es: ¿había detrás de este ideal de insumisión y de lucha por la garantía de unos derechos y unas libertades otra forma de ser hombres? Tras cuarenta años de movimiento, parece que podemos decir que sí. La objeción de conciencia antimilitarista no es solamente no hacer la mili, simplemente porque no. La objeción de conciencia antimilitarista es postularse en contra de la guerra, del conflicto o en contra de los ejércitos que durante tantos años han sido la bandera de la patria y de la hombría. La objeción de conciencia antimilitarista fue, es y será un camino alternativo de “ser” hombres, una forma diferente de “actuar” como hombres, una manera pacífica de “hacernos” hombres.

      

 

 

 

 

 

 

 

 

       

Invitación a conocer la Terapia Comunitaria Integradora

(METODOLOGÍA DE INTERVENCIÓN COMUNITARIA ORIGINARIA DE BRASIL)

(Por Adriano Beiras)

Este mes de marzo, en la Asociación Homes Igualitaris, tuvimos una tertulia de  introducción a la Terapia Comunitaria Integradora (TCI) a Catalunya. Se trata de un formato de trabajo grupal, de un tipo de acogida con finalidades terapéuticas, donde se utilizan los recursos de la propia comunidad, sus diferentes saberes y experiencias, mediante los cuales se construyen las soluciones a los problemas. Tiene como uno de sus objetivos la creación de redes solidarias, de una atención solidaria a situaciones de sufrimiento y estrés.

            Es un espacio para compartir experiencias personales, exponer situaciones- problema,  para aprender con la experiencia de otros participantes de la comunidad. Se configura como una alternativa eficaz y de bajo coste para el trabajo de atención psicosocial y sanitaria, complementar al sistema sanitario. Se centra en  la construcción de redes sociales solidarias para el combatir el sufrimiento y/o la vulnerabilidad social.

            Funciona con reglas precisas, partiendo de una situación-problema que trae un* de l*s participantes, que es elegida entre otras propuestas por l*s integrantes de la sesión. Delinea un conjunto de estrategias de superación a partir del compartir de experiencias vividas, en un clima de tolerancia, libertad, respecto.

Está fundamentada en las aportaciones de la terapia familiar sistémica, las ideas de Paulo Freire, las teorías de la comunicación, el concepto de resiliencia y los conocimientos culturales antropológicos. Respeta los conocimientos de cada cual y estimula la autonomía y ciudadanía. Se usan también dichos populares, metáforas, músicas y historias en la sesión como forma de conocimiento y acogida de emociones.

Esta metodología de trabajo en comunidades (aplicable también en cualquier grupo con intereses comunes) busca integrar saberes populares y tradicionales con el saber científico, de una manera horizontal y no jerárquica. Intenta combatir la excesiva medicalización de la salud mental, reconociendo las competencias y formas de solucionar problemas de cada individuo, grupo o comunidad. La Terapia Comunitaria integradora parte del principio de que, aunque muchas veces lo ignoremos, todos y todas tenemos competencias  útiles a las demás personas y a nosotr*s mism*s, cualquiera que sea nuestra condición social, económica y cultural. Estas competencias provienen de vivencias y desafíos superados en el día a día.

            Sus orígenes están en la ciudad de Fortaleza, Ceará, en la región nordeste de Brasil. El creador es el psiquiatra y profesor  del Departamento de Salud Comunitaria  de la Facultad de Medicina de la Universidad Federal del Ceará, Dr. Adalberto de Paula Barreto. Su sistematización tuvo lugar el 1987, inicialmente por esta misma Universidad y posteriormente por l*s formador*s en todo el país gestionados por la ABRATECOM- Asociación Brasileña de Terapia Comunitaria.

Actualmente la Terapia Comunitaria Integrativa es practicada en diversos contextos y poblaciones y está presente en casi todas las provincias de Brasil, en Chile, México, Suiza, Francia, entre otros países. En Brasil ha pasado a formar parte de las políticas públicas nacionales de la sanidad (Atención Básica de la Salud – Ministerio de la Salud).Ya son más de 26.600 terapeutas comunitarios formados solo en Brasil.

¿Quién puede ser Terapeuta Comunitario?

Cualquier  persona con la formación en TCI, siempre que esta formación esté regulada la Asociación Brasileña de Terapia Comunitaria – ABRATECOM. El o la Terapeuta Comunitari* es un* facilitador*, un* animador* de una rueda hecha para compartir experiencias, un* guardián de las reglas.

¿Y por qué cualquier persona puede ser terapeuta comunitari*?

            Porque  la terapia Comunitaria Integrativa no es una psicoterapia. No se trabaja con la enfermedad y no busca curar a las personas. En la terapia comunitaria no se dan consejos, no se hace análisis ni se diagnostica ni se hacen interpretaciones o juicios de lo que es compartido. Se trata de un tipo de metodología que nos invita a un cambio de paradigma. Nos provoca, nos incita a:

  • Ir más allá de lo individual para llegar a lo comunitario.
  • Salir de la dependencia por la autonomía y la corresponsabilidad:
  • Ver más allá de la carencia para resaltar la competencia:
  • Salir de la verticalidad de las relaciones hacia la horizontalidad.
  • De la desconfianza en la capacidad de la otra persona hacia la creencia en el potencial de cada cual. (dinámica de inclusión y empoderamiento)
  • Ir más allá de lo privado, intervenir en lo público:
  • Romper con el clientelismo para llegar a la ciudadanía:
  • Romper con el distanciamiento entre el “saber científico” y el “saber popular”
  • Romper con el modelo que concentra la información  para hacerla circular.

¿Dónde se puede llevar a cabo?

En centros comunitarios, asociaciones, fundaciones, en espacios abiertos comunitarios, en hospitales y centros de atención primaria. Su aplicabilidad está probada en contextos de violencia, vulnerabilidad social, migración, atención primaria a la salud, salud colectiva, familias inmigrantes, grupo de ancian*s, grupo de padres y madres en escuelas, grupos de seropositiv*s, grupos de hombres, grupos de mujeres, lucha contra la violencia de género,  entre otros contextos, considerando que es una metodología adaptable e innovadora. En España hay un gran potencial de aplicabilidad.

 

 

 

 

 

 

Para  ampliar informaciones de la Terapia Comunitaria en la web, ver:

Para mayor información en España, para conferencias, ruedas de terapia comunitaria integradora en España,  para realizar el curso de formación, para sugerir intervenciones y proyectos comunitarios, las personas interesadas, por favor, contacten con  Adriano Beiras, Psicólogo y Psicoterapeuta Relacional Sistémico, en Barcelona, a través de la dirección electrónica adrianobe@gmail.com

Referencias/ Fuente principal del texto:

Barreto, Adalberto de Paula. (2008). Terapia Comunitaria: passo a passo. Fortaleza/Brasil: Gráfica LCR:

“CHICOS Y CHICAS EN RELACIÓN. MATERIALES DE COEDUCACIÓN Y MASCULINIDADES PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA”

En muchas ocasiones se ha entendido la coeducación como un cuestión fundamentalmente de profesoras y dirigida a alumnas. Los profesores y los alumnos quedaban un poco al margen. Los profesores que formamos el grupo “Orfeu, masculinitats i coeducació” creemos que es preciso un enfoque integral de la coeducación, en el cual se tenga en cuenta también el trabajo con los chicos. Es más, nos parece imprescindible esto en un momento en el que se acumulan los indicios de un malestar escolar creciente del alumnado masculino, manifestado en conductas disruptivas, abandono escolar y violencia.

La época de la adolescencia es aquella en la que nos emplazamos en el mundo con nuestra identidad sexual y experimentamos con nuestras relaciones con el otro sexo. Es, pues, una época especialmente sensible para la coeducación, que no es otra cosa más que la educación para la vida. Para que este aprendizaje se haga de manera armónica y respetuosa, hay que tener en cuenta creencias y emociones, tanto de ellas como de ellos. Pretendemos que tomen conciencia de cómo les influyen los mandatos de género, que los relativicen viendo que en el mundo hay otras maneras de vivir y que empiecen a elegir con libertad y sin los modelos genéricos su vida futura. Planteamos también la cuestión de la orientación sexual, escasamente tratada en los programas de coeducación hasta la fecha.

Pensamos que estos materiales pueden ser útiles para el profesorado de educación secundaria, que puede adaptarlos a su enseñanza a partir de su reflexión personal. Pero también pueden serlo para personas que trabajan con jóvenes fuera de la educación formal o simplemente para personas interesadas en una renovación de la educación que vaya más allá de la instrucción y contemple la integridad de las personas.

No sólo por la solidaridad con las mujeres

Hola a tod@s,
 
Una información que nos llega de Italia. Hoy hay manifestaciones por la dignidad de las mujeres y también por la dignidad de los hombres en este contexto de berlusconismo, con todo lo que significa: hay una reflexión muy clara sobre la relación desnuda que el capo Silvio quiere mantener entre ·”sexo, poder y dinero”. Ved la información que una organización hermana italiana, “Maschile plurale” publica en su página web:
 
 
Y uno de sus hombres más destacados, Stefano Ciccone, hablando en la casa de las mujeres de Roma sobre este tema. Lo podéis ver aquí:
 
 
Allá mismo podréis ver las reflexiones de sus compañeras feministas romanas.
Otra intervención de Stefano:
 
 
Aunque está todo en italiano, es fácil de entender, con un poco de atención. Vale la pena. Y vale la pena leer los documentos de este movimiento italiano, que se plantea una reflexión en paralelo a la de sus compañeras.
 
Os recomiendo el libro de Ciccone, “Essere maschi. Tra potere e libertà” (Rosenberg & Sellier, Torino, 2010).
 
Como veis, no todo en Italia está dominado por el capo. Hay resistencia, protesta, alternativa. Y un fuerte movimiento de hombres, Y hay una asociación de grupos o círculos de hombres, cerchio degli uomini
 

 

En fin, algo para mirar, leer e informarse en este domingo invernal. Y muy interesante.
 
Un saludo a tod@s.
 
Juanjo Compairé

Homes Igualitaris i la Mediterrània

 

El proppassat dia 15 de desembre la televisió del Líban em va gravar una entrevista al local d’Homes Igualitaris. Es tractava d’una part d’un documental sobre les accions que es fan al voltant del Mediterrani contra les violències masclistes. Les periodistes faran entrevistes a diverses associacions de tota la conca mediterrània.

Veiem amb gran satisfacció que a l’altra banda del “Mare nostrum”, en un país pluralista en qüestions de cultura i religió com és el Líban, també es preocupen per aquesta xacra social i s’interessen pel que fem aquí en aquesta qüestió. I que també s’interessen per les accions que duen a cap les associacions d’homes com ara la nostra.

Per casualitats de la vida, un parell de dies després, també em van cridar de la Ràdio Palestina de Barcelona, situada al barri de Gràcia dintre del casal de Palestina. Em van demanar que fes una crida als homes palestins de la nostra ciutat. Jo no sóc qui per donar lliçons a ningú, ni tampoc la nostra associació ho pretén. Simplement convidem als homes d’aquesta comunitat que s’acostin a nosaltres, que compartim plegats la reflexió sobre com es pot ser home i, a més, ser home d’un poble massacrat com és el palestí, de forma igualitària. Admiro la tenacitat palestina en la defensa de la seva Pàtria, tot i els errors comesos. Admiro la valentia de les dones palestines que – de vegades de la mà d’algunes dones israelianes, les “dones de negre”- fan causa comuna per la pau i contra la violència. Els homes de tot arreu podem aprendre’n. Tan de bo bastim un món on els conflictes –tant els personals com entre els pobles- es puguin solucionar de forma pacífica. No és fàcil, però és l’única via.

Tan de bo també que a la nostra associació, a més dels socis que ja tenim procedents d’Amèrica Llatina, s’hi acostin també d’altres provinents de països mediterranis i asiàtics. Seria fantàstic reflectir dintre de l’associació la varietat que hi ha a la nostra societat. Varietat de classes, varietat d’orígens geogràfics i de cultures. Amics, teniu oberta la nostra porta!

 

Juanjo Compairé

¿Cómo saber si una película es o no básicamente machista?

Este singular vídeo nos muestra una especie de test para averiguar si la película que podemos estar viendo una noche cualquiera, o después de comer, o en el horario golfo de un cine, se ha realizado según la estructura masculinista hegemónica. El test es muy fácil: solamente hace falta responder a tres preguntas:

1) ¿Hay, como mínimo, dos mujeres con nombre propio en la película?

2) ¿Hablan las mujeres entre ellas?

3) ¿Hablan por norma general sobre cuestiones no relacionadas con un hombre?

Seguro que en un principio pensarás: “Hay muchísimas películas donde sí se dan estas cuestiones”, pero cuando te pares a poner ejemplos, no encontrarás tantos, o al menos, no encontrarás tantos como puedes encontrar del lado contrario. Este vídeo te muestra un pequeño ejemplo de películas que suspenden este test.