Cerco al cliente de la prostitución

Interesante artículo publicado en la Vanguardia de hoy, día 27/10/2010, por Luis Benvenuty.

  • La Guardia Urbana lanza una ofensiva contra los clientes de prostitutas del Raval
  • La actuación se hace al amparo de la ordenanza del civismo, hasta ahora poco aplicada en este ámbito  |  La última semana 64 hombres fueron sancionados en este rincón de Ciutat Vella

Una prostituta de origen español de la calle Robadors estira las mangas de su traje de lentejuelas para calentarse las manos heladas. La mayoría de sus lentejuelas otrora fucsias están ahora quebradas o ausentes. “No viene nadie desde el viernes –lamenta–. Nos están dejando sin trabajo. La Guardia Urbana se ha puesto a multar a todos los clientes y ya se ha corrido la voz. Nadie quiere que su esposa le descubra una multa en el buzón”.

Las obras de la nueva Filmoteca en el corazón del Raval se reconocen a las espaldas de la prostituta. Ayer fueron visitadas por el president José Montilla y el alcalde Jordi Hereu. Dentro de tres semanas habrán concluido los trabajos del equipamiento llamado a culminar el objetivo que no cumplieron ni la apertura de la Rambla del Raval ni la construcción del gran hotel cilíndrico ni la inauguración de la plaza dedicada a Vázquez Montalbán: revitalizar una profunda reforma urbanística que no termina de carburar, propiciar el verdadero mestizaje social del barrio, atraer savia nueva al viejo Chino. Gente más interesada por el cine que por la droga. La próxima primavera la nueva Filmoteca proyectará su primera película.

Pero los argumentos urbanísticos no son los únicos que explican la última arremetida de la Guardia Urbana contra la práctica de la prostitución. Desde el Ayuntamiento, en clave política y social, en verdad moral si se quiere, se entiende que la erradicación del oficio más antiguo de la humanidad supone la abolición de una manera de explotación, la sexual. Luego de conseguir de manera reciente que algunas menores de edad abandonaran la calle Sant Ramon, las autoridades municipales vieron fortalecidos sus argumentos.

La principal arma del Consistorio en pro de este objetivo es la regulación de los usos del espacio público. Sancionar a quienes traten de cerrar el trato en la calle. Y lo cierto es que espantar a quien viene en busca de un alivio es mucho más sencillo que a quien trata de ganarse la vida o sencillamente está siendo obligado a hacer la calle. La prostituta de origen español de la calle Robadors, más preocupada por cuestiones mucho más triviales que las que ocupan al Ayuntamiento, insiste en lamentar que está “mano sobre mano” desde el viernes.

Las arrugas no logran esconderse bajo su exagerado maquillaje. Su traje parece rescatado años atrás del contenedor de una oenegé. “Si la cosa sigue así, nos tendremos que poner a limpiar… o buscarnos otro sitio –augura apurando un pitillo, antes de pisarlo–. Lo que pasa es que lo de fregar escaleras tampoco es tan sencillo. Están más ocupadas que las esquinas”. Esto no es la Rambla. Aquí las meretrices pretenden que sus clientes, principalmente vecinos de la ciudad, vuelvan una y otra vez. Por ello los robos no son frecuentes.

Una quincena de agentes pululan por la zona desde hace aproximadamente una semana. Por las calles Robadors, Sant Ramon, Sant Pau… Uniformados y de paisano. Juan Rodríguez, intendente en el distrito de Ciutat Vella, confirma a La Vanguardia que desde hace unos días están hostigando a los aficionados a la prostitución. A la demanda. Para que al final la oferta desista y la calle sea de la gente.

Los agentes sorprenden a los hombres que regatean con las profesionales o salen de los meublés junto a sus fugaces compañeras poniéndoles una multa cercana a 200 euros. La última semana hasta 64 hombres fueron sancionados en este rincón de Ciutat Vella por solicitar o aceptar servicios sexuales a cambio de dinero. Sí, el acento está puesto en los clientes. Sólo 37 mujeres fueron denunciadas. La Administración también pretende así ganarse la confianza de las prostitutas para que escuchen las alternativas que a través de los servicios sociales pueden plantearles. La mayoría de los hombres pagó la multa al momento a fin de asegurarse de que el proceso administrativo quedaba zanjado y ninguna misiva municipal llegaba a su buzón. No hay incidentes. Nadie quiere adornar su multa con una detención. La jornada de mayor actividad policial fue el pasado viernes, día de cobro muchos trabajadores de la construcción nacidos en las cuatro esquinas del planeta que ya no están dispuestos a ver diezmadas sus pagas.

Tras las operaciones Constanza y Alejandría a la policía no le consta que exista en el Raval una gran red de esclavitud sexual. Pero no descarta que chulos de poca monta traten de explotar principalmente a mujeres rumanas y subsaharianas. Estos días los agentes de paisano, a fin de impedir que el problema simplemente se traslade, también siguen con disimulo a las meretrices que infructuosamente buscan clientes unas calles más arriba o más abajo. En todo caso, el intendente Rodríguez se apresura en señalar que esta nueva estrategia no es una operación aislada y que en verdad forma parte de un dispositivo que lleva más de dos años trabajando de manera permanente a fin de erradicar el ejercicio de la prostitución en el Raval.

La teniente de alcalde Assumpta Escarp añade que una de las razones de ser de la ordenanza de civismo fue sancionar la demanda de prostitución para garantizar la convivencia en los barrios y proteger los derechos de las mujeres. “Pero el Ayuntamiento tiene las competencias que tiene”, advierte. Más de cuatrocientos hombres fueron denunciados el año pasado en Barcelona.

El resultado es que la mayoría de los hombres que estos días merodean por los alrededores de la futura Filmoteca son principalmente mirones en edad provecta. Y toxicómanos que no encuentran a su proveedor habitual en su esquina habitual. Los tiempos en que los jubilados bajaban con sillas de playa a la plaza Pyere de Mandiargues para quedarse mirando los muslos de las meretrices ya pertenecen al pasado. Ahora allí apenas se cuentan tres o cuatro mujeres bostezando.

La Filmoteca, la joya del Raval que se hace esperar

Su traslado fue la gran esperanza de un barrio necesitado de buenas noticias. Su cometido es el de llenar de contenido cultural la Rambla del Raval inaugurada hace diez años. Sin embargo, la construcción de la Filmoteca, que se espera inaugurar en marzo, llega con más de cuatro años de retraso. Una demora que ha contribuido al desencanto de los vecinos que confiaban en que el aterrizaje de este gran equipamiento cultural ayudaría a revitalizar y dignificar este barrio acostumbrado a estar siempre en el ojo del huracán. La imponente sede de la Filmoteca de Catalunya, diseñado por el arquitecto Josep Lluís Mateo, entra ahora en su última fase de construcción y está previsto que la obra civil se entregue en las próximas semanas a la Conselleria de Cultura. La Filmoteca contará con 6.500 metros cuadrados de superficies distribuidos en tres plantas y dos subterráneas. Dispondrá de dos salas de proyección con capacidad para 200 y 400 butacas, una gran sala de exposiciones, la magnífica biblioteca de la filmoteca, que se trasladará al nuevo edificio, además de una librería especializada y una cafetería. La sede de se sumará a la oferta del Liceu y al Macba, los otros grandes equipamientos de este barrio multirracial y que conjuntamente con la Filmoteca están llamados a formar el nuevo corredor cultural del Raval. La construcción del inmueble, sobre un solar de titularidad municipal, ha tenido un coste de más de 11 millones de euros. La Filmoteca de Catalunya tiene a sus espaldas más de 40 años de historia y una sucesión de salas de proyección en Barcelona, la última –hasta que se inaugure el edificio del Raval– en el cine Aquitània.


Multas de hasta 3.000 euros en pro de la convivencia

La teniente de alcalde Assumpta Escarp, una de las principales impulsoras de la ordenanza de civismo, reconoce que tratar de penalizar la práctica de la prostitución y, sobre todo, su demanda, fue uno de los aspectos más complicados en la redacción de la norma. La solución final está en el artículo 39, que cita “la prohibición de ofrecer, solicitar, negociar o aceptar directa o indirectamente servicios sexuales retribuidos en el espacio público cuando estas prácticas excluyan o limiten la compatibilidad de los diferentes usos del espacio público”. Lo que se sanciona, por tanto, no es estrictamente la práctica de la prostitución, que se halla en un limbo legal debido a la ausencia de una norma superior, sino cerrar el trato previo en la calle, sobre todo si se hace a menos de doscientos metros de una escuela, es decir, si altera la normal convivencia. Así, también está prohibido mantener relaciones sexuales, “mediante retribución”, en el espacio público. Las multas impuestas más habituales son las mínimas, de 187,50 euros. Pero la reiteración, no hacer caso a los avisos de la autoridad y la proximidad de centros educativos pueden dispararla hasta 3.000. / L. Benvenuty


 

 

One thought on “Cerco al cliente de la prostitución

  1. Avui he pogut veure un reportatge sobre la prostitució masculina al programa “30 minuts” de TV3. El reportatge es centrava en els “escorts” – alguns originaris del país, altres immigrants- i en alguna cosa de les seves vides. El problema, així presentat, apareixia com una qüestió personal (segons els autors del programa, en gran part voluntària i fora de l’acció de les màfies, al contrari de la prostitució femenina, que en gran part és forçada i controlada per les màfies). No sé si això és del tot cert o no, però el cas és que es desenfoca del que per a mí és primordial: els clients.
    Tot i que el programa no tractava del tema de qui és client d’un prostitut, sortien esmentats en alguns relats dels entrevistats: els demandants de sexe pagant són gairebé sempre homes o, com a molt, parelles. Homes casats amb família, la major part. La prostitució deixa clares, doncs, moltes coses: la “cutrez” sexual de molts matrimonis, la bisexualitat reprimida de molts homes,… I, com en el cas de la prostitució femenina, una concepció majoritària de la sexualitat compulsiva i clarament masclista que hauríem de revisar en profunditat.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s