Barcelona: ¿Rueda de hombres o semicírculo?

Los días 21 de octubre de cada año se presenta para nuestra asociación una oportunidad de oro para rendir homenaje a las víctimas de la violencia machista. Y no solamente para eso, sino para atraer a hombres que deciden salir del armario del machismo para unirse al cambio, a la lucha contra una masculinidad tradicional que no nos ayuda en nada. Es el día ideal para poder gritar en lugares tan reconocidos como la Plaza de Sant Jaume de Barcelona, NO a la violencia de género, y para llamar la atención de la gente que de una manera u otra piensa igual que nosotros. Es, al fin y al cabo, un día que deberíamos hacer nuestro, disfrutarlo a nuestra manera y en un sentido relativo (claro está que no se puede disfrutar en el sentido estricto de un día en el que se quiere recordar a las mujeres muertas en manos de un hombre), y provocar cierto revuelo social y mediático.

Ayer, día 21 de octubre de 2010, sólo una veintena de personas se unieron a la Rueda de Hombres programada en la Plaza Sant Jaume de Barcelona (sí, aquella por donde pasean los políticos antes de entrar a sus despachos, aquella donde miles de personas se daban cita para celebrar antaño los triunfos del F.C. Barcelona). Parecía que entre los propios miembros de la asociación que allí estábamos, y los medios de comunicación que allí se dieron cita, éramos más que los anónimos y anónimas que se encontraban con nosotros. ¿Que, a diferencia de otros años ha habido más ruedas en otras provincias de Cataluña? Vale. ¿Que ello ha provocado una división de las fuerzas en comparación con otros años? También. ¿Que han suprimido el Ministerio de Igualdad y ello no es para nada un aliciente a tener en cuenta? De acuerdo. Pero para mí la pregunta madre de todos los corderos es: ¿Se podría haber organizado mejor? Y sintiéndolo mucho debo decir lo que opino: sí.

Homes Igualitaris (HI) no es una asociación, por desgracia, que esté provista de una gran bolsa de socios con los que poder contar. No es fácil programar todo lo que desde dicha asociación se programa con menos de veinte personas en activo (talleres, cursos, jornadas, seminarios, reuniones, investigación, etc –y todo esto a nivel estatal e incluso a veces internacional-.), y ello, sin duda, es digno de elogiar. Gente como Paco Abril, Juanjo Compairé, Daniel Gabarró y demás, viven gran parte de sus vidas dedicados a actividades relacionadas con el cambio del hombre, realizan arduas tareas de investigación por las que reciben menos de una digna compensación económica, y se mojan (¡y mucho!) para que futuras generaciones no lo tengan que hacer.

Pero todo ello no debe ser óbice para opinar sobre lo que ayer se evidenció en la que es la segunda capital estatal y una de las ciudades más multiculturales y supuestamente menos conservadoras del Estado español. No puede ser que el año que viene se repita de nuevo. No podemos permitir que en una ciudad tan importante a nivel mundial como es Barcelona sólo podamos reunir a veinte personas que estén a favor del cambio del hombre. ¡Hay muchísimas más, y tenemos que buscarlas! ¿Que desde el Ayuntamiento no nos ayudan? ¡Pues que no nos ayuden! ¿Que la economía no nos permite imprimir tantos trípticos, carteles y flyers de publicidad? Pues organicémonos y hagamos trabajo de campo; tirémonos, si es necesario, dos horas anunciando vía altavoces que a las 19:30h se convoca a los hombres que estén en contra de la violencia machista a unirse a una Rueda. Aprovechémonos de las ventajas culturales y lingüísticas de las que disfruta la ciudad Condal y leamos nuestro manifiesto en catalán, castellano y en inglés. ¡Eso! Convoquemos a la gente en distintas lenguas. Eso es gratis, ¿no?

Hagamos todo lo que esté en nuestras manos, porque las víctimas se lo merecen, porque nuestra asociación se lo merece, y porque todos aquellos hombres que se encuentran en la sombra de la duda se lo merecen, y además, necesitan una oportunidad.

¡El año que viene, formemos una Rueda, no un semicírculo en Barcelona!

Por otra parte, tenemos que decir que la Ruedas de Hombres como la de Tarragona, apoyadas por la propia alcaldía (y es que hasta el propio Alcalde hizo acto de presencia), tuvieron mucho más éxito (lo cual constituye otro motivo que nos debe hacer reflexionar sobre las concentraciones en la Ciudad Condal).  Se reunieron unos 50 hombres y 20 mujeres. Lo interesante fue que eran hombres representantes de diversos sectores sociales: jugadores de baloncesto, grupos de castellers, guardia urbana, mossos d’Esquadra, grupos de discapacitados en silla de ruedas, además de políticos locales (por cierto, el delegado del gobierno comunicó a nuestra asociación que se constituía el grupo de “hombres socialistas por la igualdad”).

La ceremonia en Tarragona fue breve pero muy emotiva. Todavía estaba en la memoria de los presentes el asesinato en la semana anterior de una mujer con sus dos hijos en la ciudad.

De esta concentración hay que valorar:

– El número de asistentes (teniendo en cuenta que era la primera Rueda de Hombres de la ciudad).

– Su representatividad, de diversos grupos sociales.

– Su repercusión mediática, con entrevistas en la televisión local y en el Diari de Tarragona.

J.L.Pérez

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s